Jumat, 14 Juli 2017

Día 63: Sungai Buloh

Nos levantamos prontito para ir a la Reserva de Sungai Buloh. Es un parque protegido al norte de la isla con una gran cantidad de pájaros, muchos de ellos migratorios que lo utilizan como estación de servicio en su viaje desde Siberia hasta Australia. La verdad es que vimos bastantes, algunos de colores imposibles y con unos cantos que ni Maria Callas.

Tardamos alrededor de una hora en llegar, pero mereció la pena. En las cuatro o cinco horas que pasamos allí, llegamos a ver varanos acuáticos, ardillas, serpientes (nada más y nada menos que tres), arañas, cangrejos, un lagarto volador (impresionante)... Lo de las serpientes no es que me hiciera especial gracia, pero no me importó verlas durante los primeros 10 segundos, luego me sentía algo incómodo.

No había demasiada gente, excepto al principio, cuando compartimos recorrido con un grupo que no dejaba de pegar gritos. No sé si esperaban ver muchos animales con el ruido que estaban haciendo, pero conseguimos separarnos de ellxs, así que el resto de la mañana la pasamos prácticamente solxs.

Volvimos al barrio para tomarnos un té frío en el Bloque y llegar a casa con un cansancio de campeonato. Me eché la siesta hasta las 19:30 (ñam) y me fui con B a ver la Fórmula 1 a un bar cercano. Cuando llegó D, cenamos, terminamos de ver los cochezuelos y nos volvimos a casa. Estuve bastante rato despierto, aunque me enteraba de poco. No hay mucho que hacer cuando el cansancio te convierte en ameba.

Por la noche empezó la cuenta atrás de mi estancia en Singapur...

Tidak ada komentar:

Posting Komentar